(+34) 91 250 48 75   Tatamiento Adicciones Madrid

A veces es difícil explicar cuales son los criterios o síntomas que utilizan los profesionales para detectar una posible adicción en una persona que nos viene a ver por primera vez. Para ello explicamos a continuación los síntomas que sirven de guía de dos ópticas distintas.

Según el DSM-5, para diagnosticar el trastorno por consumo de sustancias debe cumplirse dos criterios de los siguientes, durante 12 meses:

  • Uso peligroso.
  • Problemas sociales o interpersonales relacionados con el consumo.
  • Incumplimiento de los principales roles por su consumo.
  • Síndrome de abstinencia (también para el cannabis).
  • Tolerancia, uso de mayor cantidad de sustancia o más tiempo.
  • Intentos repetidos de dejarlo o controlar el consumo.
  • Emplear más tiempo del que se pensaba en actividades relacionadas con el consumo.
  • Tener problemas físicos o psicológicos relacionados con el consumo.
  • Dejar de hacer otras actividades debido al consumo.

Se clasifica en tres grados de severidad, según el número de criterios que cumpla: leve (2-3), moderado (4-5) y grave (6 o más).

En la 5ª edición de la DSM se incluye dentro del mismo trastorno la conducta adictiva al juego, ya que las conductas adictivas presentan características comportamentales y alteraciones de los sistemas de recompensa cerebrales similares a los de la adicción al consumo de sustancias

Para Griffiths (1998) cualquier comportamiento que cumpla estos seis criterios será definido operacionalmente como adicción.

Saliencia: Se refiere a cuando una actividad particular se convierte en la más importante en la vida del individuo y domina sus pensamientos, sentimientos y conducta.

Modificación del humor: Experiencias subjetivas que la gente experimenta como consecuencia de implicarse en la actividad.

Tolerancia: Proceso por el cual se requiere incrementar la cantidad de una actividad particular para lograr los efectos anteriores.

Síndrome de abstinencia: Estados emocionales desagradables y/o efectos físicos que ocurren cuando una actividad particular es interrumpida o repentinamente reducida.

Conflicto: Se refiere a los conflictos que se desarrollan entre el adicto y aquellos que le rodean (conflicto interpersonal), conflictos con otras actividades (trabajo, vida social, intereses, aficiones), o dentro de los propios individuos ( conflicto intrapsíquico) que están involucrados con la actividad particular.

Recaída: Es la tendencia a volver los patrones tempranos de la actividad que vuelven a repetirse, restaurando los patrones más extremos de la adicción tras muchos años de abstinencia o control.

Por lo tanto lo importante en la adicción no es la actividad concreta que genera la dependencia, sino la relación que se establece con ella. Es una relación negativa, incluso destructiva que el sujeto se muestra incapaz de controlar.

Esto nos puede ayudar a verificar si un amigo o familiar puede estar sufriendo una adicción, pero no podemos asegurarlo hasta que un profesional del campo de las adicciones tiene una consulta y ratifica el diagnóstico.

La Fundación Hay Salida tiene un gran equipo profesional que hace este trabajo de manera gratuita y ofrece una tratamiento para las adicciones a  personas enfermas que no tienen recursos económicos para poder realizar un proceso exitoso.

Equipo Fundación Hay Salida para el tratamiento de las adicciones

 

 

 

 

Deja tu comentario