(+34) 91 250 48 75   Tatamiento Adicciones Madrid

La adicción es una enfermedad

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adicción es una enfermedad cerebral, igual que otros trastornos neurológicos o psiquiátricos reconocidos, como son la enfermedad de Alzheimer o la esquizofrenia. Además, la equipara a otras enfermedades crónicas, como la diabetes, la hipertensión arterial, el asma o el cáncer.

Para la Asociación Americana de Medicina de la Adicción (ASAM), la adicción es una enfermedad primaria y crónica de recompensa cerebral, motivación, memoria y circuitos relacionados. La adicción afecta la neurotransmisión y las interacciones dentro de las estructuras de recompensa del cerebro, incluidos el núcleo accumbens, la corteza cingulada anterior, el cerebro anterior basal y la amígdala, de manera tal que se alteran las jerarquías motivacionales y las conductas adictivas, que pueden incluir o no el consumo de alcohol y otras drogas.

La adicción se caracteriza por:

> Incapacidad para mantener la abstinencia
> Pérdida del control de los impulsos
> Deseo intenso o ansia de consumo de sustancias (craving)
> Dificultad para reconocer las consecuencias derivadas del consumo
> Respuestas emocionales disfuncionales en las relaciones interpersonales

Al igual que otras enfermedades crónicas, la adicción cursa a menudo con recaídas. Sin el tratamiento adecuado, la enfermedad es progresiva y puede derivar en discapacidad irreversible y/o muerte prematura. Es una enfermedad neurológica y necesita ser tratada por profesionales. El paciente adicto es un enfermo recuperable y tras un tratamiento adecuado puede rehabilitarse completamente.

definicion de adiccion

Causas

La adicción es una patología compleja de origen biopsicosocial, es decir, las causas son múltiples y actúan de forma compleja para producir el desorden adictivo. Quizás sea esta etiología multifactorial y compuesta la que hace tan difícil la comprensión de la enfermedad.

Que una persona desarrolle la enfermedad de adicción no depende de su entorno ni de factores educativos ni sociales, sino de que tenga una predisposición neurológica que le hace vulnerable a ciertas sustancias y, al entrar en contacto con ellas, desarrolle un trastorno por dependencia.

Es decir, la enfermedad no se desarrolla sobre un vacío, sino que existe una base especial sobre la que asienta la enfermedad: hay vulnerabilidades psicológicas, predisposición genética y mecanismos cerebrales alterados. No obstante, una persona normal, sin ninguna vulnerabilidad aparente puede desarrollar la enfermedad si está expuesta a factores ambientales, consumo crónico y estrés.


Diagnóstico para adictos

El adicto es una persona que bebe o consume drogas, tiene problemas por ello y a pesar de dichos problemas, continúa con el consumo.

Cuando la persona adicta acude a buscar ayuda, la mayoría de las veces no lo hace de forma voluntaria, sino forzada por sus circunstancias o por personas de su entorno más cercano.

A pesar de todos los daños que presenta (problemas familiares, laborales, sociales, legales, graves daños físicos y emocionales), el paciente adicto no dispone ni de la iniciativa, ni de los recursos necesarios para salir de la situación en la que se encuentra y que las drogas no hacen más que empeorar.

El diagnóstico de la enfermedad de adicción, tanto a las drogas como a otras sustancias psicoactivas, lo realiza un médico de nuestro equipo, especialista en drogodependencias. Tras una consulta en profundidad, este decide si el paciente adicto está preparado para llevar a cabo el tratamiento.

Comorbilidad: La enfermedad de adicción con frecuencia se presenta junto a otras patologías psiquiátricas (trastornos afectivos, de la personalidad, etc.). En estos casos, es primordial tratar en primer lugar la adicción, es decir, es necesario abandonar el consumo de sustancias psicoactivas y mantener la abstinencia. Solo así, podrá realizarse tanto un diagnóstico preciso como un tratamiento adecuado a dicha patología asociada.

Estos pacientes siguen el mismo tratamiento que los exclusivamente adictos, aunque en ocasiones son necesarias psicoterapias individuales y consultas psiquiátricas.