(+34) 91 250 48 75   Tatamiento Adicciones Madrid
Hazlo realidad

Tratamiento para las adicciones

Nuestro tratamiento para las adicciones está basado en la terapia de grupo, con técnicas cognitivo conductuales, todas ellas avaladas por la evidencia empírica. Tratamos todas las adicciones ya sean con sustancia o sin sustancia.

La intervención terapéutica basada en esta técnicas ayuda a los pacientes a aprender a identificar y cambiar los patrones de pensamiento perturbadores que tienen una influencia negativa sobre el comportamiento y las emociones, pilares clave en la enfermedad de adicción. Además, una vez consolidada la abstinencia, utilizamos terapias de regulación afectiva que ayudan al paciente a recomponer su mundo emocional y conseguir una recuperación duradera.

En el tratamiento para las adicciones el grupo constituye el microcosmos o ambiente favorable en el que la persona adicta se expresa y donde se tratan las causas y consecuencias de la adicción. El paciente siempre tendrá a su grupo para ir afrontando todas las fases de su recuperación: abstinencia, inserción laborar, inserción social, etc. De esta manera, nunca más se sentirá solo.

La relación terapéutica en el grupo promueve una plasticidad cerebral que da lugar a una regulación cognitivo-emocional, desarrollándose nuevas neuronas que permiten nuevas conductas. Esta neuroplasticidad es la clave del tratamiento ya que permitirá a la persona adaptarse de una manera nueva a su entorno y a su propia emocionalidad.

tratamiento de las adicciones

Objetivos para el tratamiento de la adicción

Nuestro programa está diseñado para abordar el tratamiento integral de todas las drogodependencias y las conductas adictivas. En primer lugar hay que detener el consumo de tóxicos (alcohol, cocaína, psicofármacos, y cannabis) y/o conductas patológicas (ludopatía, sexo, compras, etc.) consiguiendo una abstinencia continuada. Pero detener el consumo, aunque difícil, solo representa un 10 % de la recuperación.

La abstinencia continuada, de por vida, implica vivir bien sin consumir, reinsertarse en una vida personal, social y profesional sanas, así como afrontar la realidad de cada uno, independientemente de su dureza. En definitiva, mantenerse en la abstinencia implica un cambio en la estructura de la personalidad del enfermo adicto, completando así el otro 90 % de la recuperación.


Fases para el tratamiento

1. Desintoxicación

Se realiza de forma ambulatoria, con estrecha vigilancia médica. En casos puntuales los pacientes no están preparados para llevar a cabo la desintoxicación de forma ambulatoria y es necesario un ingreso en un centro especializado (entre uno y tres meses) para llevar a cabo esta fase del tratamiento.

Cuando los familiares no pueden financiar estos ingresos (lo que ocurre en la mayoría de los casos), intentamos hacerlo nosotros a través de la Fundación, o buscamos una forma de cofinanciación para poder llevarlos a cabo.

Tenemos acuerdos de colaboración con centros especializados cuyo perfil se ajusta al tratamiento que ofrece la Fundación, para la derivación de estos pacientes.

Otra alternativa es un piso de acogida en el que los pacientes están controlados y desde el que acuden diariamente a la Fundación.

2 y 3. Deshabituación y rehabilitación

Durante estas dos fases, el tratamiento consiste en identificar riesgos y prevenir recaídas, con terapia de grupo diaria. El paciente establece una rutina muy disciplinada, evita lugares, personas y situaciones que puedan ser peligrosas para el mantenimiento de su abstinencia. En definitiva, cambia sus hábitos, lo que llevará consigo un cambio de conducta.

4. Reinserción.

Poco a poco, el paciente va reanudando sus actividades. Sigue acudiendo a terapias de grupo y recupera las habilidades personales, sociales y laborales perdidas o no desarrolladas a causa de la adicción. Durante este periodo, acude a la Fundación Integra para adquirir la formación adecuada para poder entrar al mercado laboral (entrevistas laboras, búsqueda web, motivación, etc.) y posteriormente pueden acceder a su bolsa de trabajo.