(+34) 91 250 48 75   Tratamiento Adicciones Madrid
La necesidad de una

Vivienda de inserción social para mujeres

Este nuevo recurso habitacional está destinado a las mujeres que acceden a nuestra institución y necesitan estar en un lugar seguro desde donde poder realizar su tratamiento, ya que en muchas ocasiones, sus entornos familiares o ambientales perjudican o lastran su recuperación.

La prioridad de nuestro programa es ofrecer a mujeres adictas en recuperación y que se encuentren en situación de vulnerabilidad o exclusión social, la oportunidad de promocionar su autonomía personal en un entorno apropiado que, combinado con el tratamiento de su enfermedad, fomente el desarrollo personal y el autocuidado. Desde este lugar realizarán su proceso terapéutico, incluida la reinserción sociolaboral, hasta que puedan emanciparse y vivir una vida plena, sana, en sintonía con la enfermedad que padecen.

Recurso residencial para mujeres

A lo largo de estos años, nos hemos encontrado en multitud de ocasiones con mujeres que querían recuperarse pero que no tenían los medios ni el lugar para poder hacerlo. Necesitaban un lugar de acogida seguro y con las necesidades cubiertas para poder dedicarse a su tarea principal,  recuperarse de su enfermedad y acceder de nuevo a la sociedad. Según algunos estudios, hasta un 53% de las mujeres que padecen algún tipo de adicción, sufren o han sufrido violencia de género (Castaño, V. y Martínez, I.,2009). También, muchas mujeres con adicciones caen en la prostitución como medio de costearse el consumo de drogas,  lo que conlleva una  situaciones de violencia u otros peligros. Por ello, la necesidad de tener recursos terapéuticos profesionales para las mujeres en situación de vulnerabilidad es mayor, incluso, que en los hombres. Os dejamos un enlace de la UNAD (La Red de Atención a las Adicciones) con una investigación sobre las dificultades de acceso a un tratamiento que tienen las mujeres

Esta residencia para mujeres en tratamiento de la Fundación Hay Salida tiene capacidad para 6 pacientes. Todos los profesionales y voluntarios que intervienen en este programa son mujeres. Nuestra psicóloga sanitaria es la coordinadora de este recurso y la supervisión diaria corre a cargo de una integradora social. Todos los temas de alimentación y de salud serán coordinados por nuestra doctora de manera voluntaria. También colaboran desinteresadamente 2 terapeutas y varias de nuestras pacientes veteranas que han realizado todo el proceso y se convierten en un ejemplo a seguir. Igualmente, colaboran de manera altruista varias mujeres que han recibido la formación oportuna.

Las mujeres alojadas en este recurso están totalmente integradas en nuestro tratamiento y tendrán que realizar todo el proceso terapéutico como el resto de las personas que lo realizan de manera ambulatoria. Físicamente, la vivienda está muy próxima a las instalaciones de la fundación, para que las pacientes tengan una sensación de seguridad y de vínculo con el tratamiento, su grupo de terapia y los profesionales.