(+34) 91 250 48 75   Tratamiento Adicciones Madrid

Fundación Hay Salida: Piso supervisado para mujeres

Desde hace unas semanas, ha comenzado a funcionar el nuevo proyecto de nuestra institución: PISO SUPERVISADO PARA MUJERES CON ADICCIONES. Se trata de un nuevo recurso habitacional donde las mujeres que acceden a nuestro tratamiento pueden encontrar un lugar seguro desde donde poder realizar su tratamiento.

habitación doble

La prioridad de nuestro programa es ofrecer a mujeres adictas en recuperación y que se encuentren en situación de vulnerabilidad o exclusión social, la oportunidad de promocionar su autonomía personal en un entorno apropiado que, combinado con el tratamiento de su enfermedad, fomente el desarrollo personal y de autocuidado. De este modo, una ver reincorporadas al mundo laboral podrán emanciparse y vivir una vida plena, sana, en sintonía con la enfermedad que padecen.

La población femenina con adicciones está en una situación mayor de vulnerabilidad, ya que existe un estigma mayor sobre las mujeres con este trastorno y les es más difícil pedir ayuda. El género condiciona nuestros comportamientos en sociedad. El consumo de alcohol en hombres, socialmente “refuerza” la masculinidad y en mujeres se asocia a la dejadez y está mal visto. Además, se las culpabiliza por las consecuencias, cosa que no ocurre con los hombres. Además, en estos entornos las mujeres con adicciones sufren un aumento de la gravedad de las agresiones por violencia de género, tienen repercusiones negativas en las relaciones interpersonales y familiares, genera inseguridad económica en familias vulnerables y por tanto tienen una elevada carga social.

cocina

A lo largo de estos años, nos hemos encontrado en multitud de ocasiones, mujeres que querían recuperarse pero que no tenían los medios para poder hacerlo. Necesitaban un lugar de acogida seguro y con las necesidades cubiertas para poder dedicarse a la tarea principal de recuperarse como personas y acceder de nuevo a la sociedad. Según algunos estudios, hasta un 53% de las mujeres que padecen algún tipo de adicción, sufren o han sufrido violencia de género (Castaño, V. y Martínez, I.,2009). También, muchas mujeres con adicciones caen en la prostitución como medio de costearse el consumo de drogas. Este consumo conlleva una peor disposición para afrontar situaciones de violencia u otros peligros. Por ello, se hace más apremiante, la necesidad de tener recursos terapéuticos profesionales para las mujeres en situación de vulnerabilidad y que puedan acceder a un futuro esperanzador. Aquí os dejamos un enlace de la UNAD (La Red de Atención a las Adicciones) con una investigación sobre las dificultades de acceso a un tratamiento que tienen las mujeres

habitación individual

En este primer recurso para mujeres se alojarán 4-8 mujeres en diferentes etapas de tratamiento (nuestro tratamiento incluye el apoyo psicológico de sus familias). Todos los profesionales y voluntarios que intervienen en este programa son mujeres. Todas las pacientes tendrán tareas asignadas para el buen funcionamiento de la vivienda. Además, se contratará una integradora social y actuará como coordinadora nuestra psicóloga sanitaria. Todos los temas de alimentación y de salud serán coordinados por nuestra doctora de manera voluntarias. En caso de necesidad también participan como voluntarias 2 mujeres terapeutas y 2 usuarias veteranas que han realizado todo el proceso y se convierten en un ejemplo a seguir. También, se han presentado al proyecto como voluntarias muchas madres de familiares que están también en recuperación. Semanalmente, tendrán una reunión con la integradora social y la psicóloga para tratar todo lo referente a las actividades diarias y a los posibles problemas de convivencia. En ella se realizará una planificación semanal para las tareas y los menús de comidas. Igualmente, todos los conflictos de convivencia se trabajarán en sus respectivas terapias de grupo. Solventar los conflictos de una manera adecuada incrementa la percepción de autoeficacia y aumenta los niveles de autoestima.

Las pacientes de este recurso están totalmente integradas en nuestro tratamiento y tendrán que realizar todo el proceso terapéutico como el resto de las personas que lo realizan de manera ambulatoria. Físicamente, esta vivienda estará muy próxima a las instalaciones de la fundación, para que las pacientes tengan una sensación de seguridad y de vínculo con el tratamiento, su grupo de terapia y los profesionales. Todas las residentes tendrán que firmar un contrato terapéutico de estancia en la vivienda y de aceptación de todas las normas.

El proyecto PISO SUPERVISADO PARA MUJERES CON ADICCIONES ha comenzado su andadura con 5 pacientes que ya llevan unas semanas y los efectos terapéuticos del piso han comenzado a hacer su efecto. Algunas de ellas son madres y mantienen un contacto frecuente con sus hijos para mantener los vínculos familiares. También, hay ya un nutrido grupo de voluntarias que se turnan para estar y supervisar a las residentes. Esperamos que este nuevo proyecto se consolide y se convierta en un referente como recurso específico para mujeres en situación de vulnerabilidad.

nuestras primeras residentes

Gracias a todos por vuestra permanente ayuda que nos permite crecer e incorporar nuevas propuestas terapéuticas para todas las personas con adicciones y que están en situación vulnerable y/o en riesgo de exclusión social.

Fundación Hay Salida

 

Deja tu comentario