Fases del tratamiento

No es fácil protocolizar las fases del tratamiento con tiempos concretos; no obstante, la duración media del mismo es de dos a cinco años, con un seguimiento que recomendamos se lleve a cabo durante toda la vida.

El tratamiento se desarrolla en cuatro etapas

1. Desintoxicación. Se realiza de forma ambulatoria, con estrecha vigilancia médica. En casos puntuales los pacientes no están preparados para llevar a cabo la desintoxicación de forma ambulatoria y es necesario un ingreso en un centro especializado (entre uno y tres meses) para llevar a cabo esta fase del tratamiento.

Cuando los familiares no pueden financiar estos ingresos (lo que ocurre en la mayoría de los casos), intentamos hacerlo nosotros a través de la Fundación, o buscamos una forma de cofinanciación para poder llevarlos a cabo.

Tenemos acuerdos de colaboración con centros especializados cuyo perfil se ajusta al tratamiento que ofrece la Fundación, para la derivación de estos pacientes.

Otra alternativa es un piso de acogida en el que los pacientes están controlados y desde el que acuden diariamente a la Fundación.

2 y 3.  Deshabituación y rehabilitación. Durante estas dos fases, el tratamiento consiste en identificar riesgos y prevenir recaídas, con terapia de grupo diaria. El paciente establece una rutina muy disciplinada, evita lugares, personas y situaciones que puedan ser peligrosas para el mantenimiento de su abstinencia. En definitiva, cambia sus hábitos, lo que llevará consigo un cambio de conducta. 

4. Reinserción. Poco a poco, el paciente va reanudando sus actividades. Sigue acudiendo a terapias de grupo y recupera las habilidades personales, sociales y laborales perdidas o no desarrolladas a causa de la adicción.

Comments are closed.
-En construcción-